Itinerarios - Macao

El pueblo chino se ha levantado para ir a Macao. El presidente Mao (que pronunció la primera parte de esta frase) debe de estar revolviéndose en su ataúd de cristal. Hoy, a los chinos del continente les encanta este megacomplejo del ocio y juego, en su tiempo un tranquilo enclave administrado por Portugal. Desde el 2002 ha experimentado tal crecimiento que ha pasado a conocerse como Las Vegas de Oriente. Aunque sería más apropiado decirlo al revés, pues Macao ha eclipsado a su rival norteamericana en ingresos por el juego. Pero Macao ofrece mucho más que salas de apuestas: calles adoquinadas salpicadas con templos chinos e iglesias barrocas, zonas verdes, un centro histórico declarado Patrimonio Mundial por la Unesco y playas balsámicas.