Itinerarios - Qingdao

Una bocanada de brisa marina para todo aquel que llega de la zona urbana interior de China, Qingdao apenas tiene nada de la China de antaño, pero su fluida combinación de arquitectura alemana y urbanismo moderna deja en ridículo a la mayor parte de las ciudades de azulejos blancos. Con su legado teutón más o menos intacto. Qingdao se enorgullece de su aspecto: los chinos la llamamos la "Suiza china". Sus playas puede que estén valoradas y el distrito central de negocios no tiene nada de especial, pero el encanto de las villas de la ladera y del casco antiguo es realmente cautivador, y el animado distrito moderno es una auténtica delicia para los amantes de la gastronomía. En ciertas zonas, se tiene la sensación de estar en la antigua concesión de Shanghái, aunque con más arena. También es la sede de la fábrica de la omnipresente cerveza Tsingtao.