Itinerarios - Jimingyi

Abandonado como un zapato viejo, este tranquilo pueblo es una imagen típica del paisaje de Hebei: sus desmoronadas murallas se elevan sobre campos de mijo y maíz, al tiempo que algún rebaño de ovejas atraviesa alguna de las puertas principales a primera hora de la mañana y las mujeres se sientan en corro para pelar ajos. Azotado por tormentas de polvo en primavera, posee la posta más antigua de China y queda muy, muy lejos de la reluciente capital, mucho más de lo que sugieren los 140 km de distancia. La infame emperatriz viuda Cixi pasó por este lugar en su huida de Beijing en 1900; por 5 CNY se puede visitar la espectacular habitación en la que se alojó.